La opción de minimizar nuestro impacto

06/10/2020
Maria Sanchez- Directora ProjecteLOLA

El movimiento vegano o vegetariano es fruto del deseo de una parte de la sociedad, sobre todo gente joven y se explica básicamente en tres puntos principales: Alimentarse de forma saludable, Minimizar el maltrato animal y Proteger el medioambiente.

 

Artículo publicado en la revista Gidona octubre 2020

 

Hace años una querida compañera me contó que decidió abrazar el veganismo a raíz de un trayecto en metro.

En algún punto de la línea 1 esperando su parada, mirando sus propios zapatos y los de la mayoría de la gente que viajaba con ella, todos de piel, reflexionó sobre la necesidad de vivir de una manera más amable, tratando de rebajar al máximo posible nuestro impacto negativo en los demás. Unos inocentes zapatos de piel, que formaron parte de un ser vivo y que murió sin desearlo. Con este razonamiento inició su camino en el veganismo.

Este concepto que ahora mismo a todos nos suena y que las marcas fabrican y publicitan, no es una moda, es un estilo de vida que intenta, dentro de lo posible, minimizar el impacto negativo para incrementar el positivo en nuestra vida, la de los otros, y desde luego en la del planeta

El auge del movimiento vegano o vegetariano, sobre todo entre los más jóvenes, se explica básicamente por tres deseos; alimentarse de una forma más saludable, minimizar el maltrato animal y proteger el medio ambiente.

Y es que no es sólo por motivos éticos, sino de salud.

Según el dietista Pere Fiol, “ la OMS relaciona la carne con algunos cánceres como el colorrectal, especialmente la carne procesada, con el mismo nivel de evidencia que el tabaco, pero probablemente también la roja.

Desde la propia ONU se pide desde hace tiempo disminuir el consumo de carne como punto esencial para frenar el cambio climático. De todas formas y como es natural para seguir una dieta sana sin carencias, pida siempre consejo a un dietista ".

Paradójicamente en Catalunya, con datos oficiales del Idescat, se crían y sacrifican anualmente aproximadamente ocho millones de cerdos, casi un millón en la zona de Girona, la mayor parte destinados a la exportación, es donde cada día se suman más adeptos en este movimiento vegano presente en los países más avanzados de Europa.

Tenemos una gran proliferación de tiendas y restaurantes vegetarianos o veganos y de hecho ahora mismo en cualquier restaurante que quiera estar al día podemos encontrar en su menú estas opciones para sus clientes, destacándolo de forma visible. 

Según un informe del año 2017  de  The Green Revolutions, el 7,8% de los españoles se declaraban veganos, vegetarianos o flexitarianos. Una tendencia al alza y para comprobar la creciente oferta sólo hay que dar un paseo por los supermercados.  Y si hay oferta es que hay mercado.

Pero este no es un movimiento nuevo, en la India por ejemplo, que es el segundo país más poblado del mundo, la mayoría de sus habitantes son vegetarianos y desde hace miles de años.

Ahora nos reímos al pensar en un tiempo no muy lejano, cuando íbamos al restaurante y la única opción que nos ofrecían era una triste ensalada verde y parrillada de verduras!

 

Fotografía: Tras los muros / Aitor Garmendia www.traslosmuros.com